sábado, septiembre 24, 2005

Acreditación de carreras, el fin justifica los medios



La presente entrada atiende a una discusión entre algunos miembros del Departamento en cuanto a que si el proceso de acreditación de las carreras podría considerarse una evaluación integral rigurosa y por ende una certificación de la calidad de un programa educativo (PE). También discutiamos si sería posible dar cumplimiento a las observaciones hechas por las CIEES a la carrera de IRNA, en medio de la indiferencia institucional y la permanente lucha de los grupos políticos que se disputan su control. Dado que actualmente la acreditación de las carreras en todos los CU se ha definido como una prioridad institucional, sería conveniente ver si para el caso de la IRNA se cumple alguna premisa o algún pronóstico.
Según la SEP: son tres los procesos simultáneos y paralelos que se realizan para evaluar la educación superior en México: el proceso de autoevaluación de cada institución de educación superior, el proceso de evaluación del sistema de educación superior en su conjunto, y el proceso de evaluación externa (de pares) a cargo de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES), todos ellos coordinados e impulsados por la Comisión Nacional de Evaluación de la Educación Superior (Conaeva). ver marco (.pdf) de referencia para la evaluación
El proceso de acreditación de carreras es entonces el referido a la evaulación externa (CIEES), y es realizado por comités temáticos conformados por pares académicos de alto nivel de otras universidades. Las funciones encomendadas a los Comités son cuatro: diagnóstico, acreditación y reconocimiento, dictaminación puntual y asesoría. Para el proceso de acreditación utilizan un exhaustivo cuadro de criterios e indicadores que podría resumirse en los siguientes puntos:
Como puede observarse, esta evaluación podría medir todos los puntos que en teoría asegurarían la calidad de un PE, y es obvio que no es facil cumplir con todos los documentos, reglamentos, expedientes y demás información (y realizar los seguimientos permanentes) que hay que integrar y presentar durante la evaluación. Sin embargo, no deja de ser una evaluación técnico-administrativa que podría dar por acreditado a programas con una gestión administrativa medianamente eficiente con una plantilla y diseño curricular mediocre (es mas dificil que sea al revés). Sin duda, sería deseable que todos los PE aprobaran en breve este proceso de acreditación, aunque fuera por el simple hecho de asegurarse que se cuenta con una gestión técnico-administrativa adecuada, sin importar que pudiera haber dudas sobre las cuestiones académicas.
En el caso de la IRNA aún se debate sobre la interpretación de algunas recomendaciones de las CIEES, y no son diferencias de aproximación sino más bien los mismos trasfondos políticos que tienen colapsada a la carrera desde su creación. La carrera sin duda alguna debe reestructurarse a fondo de acuerdo al enunciado de varias observaciones (y a la dolorosa realidad de los egresados), sin embargo, algunos pocos consideran que podría solventarse con una ligera adecuación (hecha en petit comité, por supuesto) y finalmente lograr la tan anhelada acreditación aunque fuera de panzaso. Es muy posible que de proponerselo ambas opciones (reestructuración a fondo vs. manita de gato) podrían en un momento dado lograr la acreditación de la carrera (toda vez que pusieran a alguien eficiente a gestionarla y preparar la evaluación), pero las diferencias en la calidad de los egresados serían diametrales. No es posible aceptar entonces, que lo único y más importante es lograr la acreditación con cualquier curricula, sin embargo ha sido gracias al (exponencial)creciente número de observaciones de las CIEES que "surgió" la necesidad de reestructurarla. De otra manera nadie se habría preocupado a estas alturas por saber que tan bien o mal iría la IRNA.
Es claro que el planteamiento para solucionar y hacer que funcione el IRNA (y ya de paso acreditar la carrera), pasa por abordar seria e inteligentemente aspectos como los siguientes:
1. Una multicarrera o varias carreras. Todos los indicadores apuntan a que es más acreditable una carrera del corte tradicional y con egresados bien diferenciados por el mercado laboral, que carreras como el IRNA basada en un concepto novedoso pero cuya puesta en marcha y operación han sido muy cuestionadas. Tenemos una plantilla grandísima y una matrícula muy pobre. Sería más conveniente en lugar de producir IRNAs, produjéramos 5 o 6 tipos de profesionistas (Ing. Agrónomo, Ing Forestal, Ing en Producción Animal, Ing Manejador de Areas Protegidas, Ing. Pesquero y Acuicultor, Ing Manejador de Zonas Costeras), lo cual hace mas simples las cosas a los evaluadores pero se contrapone completamente al planteamiento filosófico que dió origen al IRNA.
2. El concepto original nos quedó muy grande (o incompatibilidad de posturas). Se discute que para poder abordar mejor la gestión de la carrera sería conveniente que reconsideraramos las áreas temáticas, prescindiendo de áreas como la de Producción Agrícola Sustentable, la cual se dice mantiene la misma aproximación conservadora de la Agronomía tradicional, y muy poco de sustentabilidad. De separarse agronomía, el perfil de la carrera se afinaría más pero también se llevaría el grueso de la matricula. En todo caso la resolución de ésto tiene un cariz estrictamente político más que técnico.
3. El fracaso del planteamiento novedoso del IRNA. Cuando originalmente se habló del planteamiento que sustentaba al IRNA, se habló de que esta carrera respodería a las demandas regionales del ámbito del CUCSUR, pero también de otras regiones en éste y otros paises. La realidad nos dice que no sólo nadie ha copiado nuestro modelo (tampoco es facil hacerlo), ni tampoco estamos recibiendo estudiantes de otros estados. Han fallado muchas cosas que hacen que el modelo no trascienda.
4. La ausencia de modelos de gestión de un PE multidepartamental. Actualmente las cosas funcionan así: El jefe de departamento asigna a los profesores de una carrera y el coordinador de carrera gestiona el funcionamiento de la carrera, pero éste depende no del jefe de Departamento sino directamente del Secretario Académico. Este modelo funciona en carreras que existen dentro de un departamento, pero está visto que no opera para el IRNA, donde intervienen activamente 3 jefes de departamento y un director de dividión. Además, y a juzgar por la mayoría de las observaciones de las CIEES, el coordinador de carrera aún desconoce cuales son sus funciones, y el resto tira para su lado.
5. La ironía de la paternidad múltiple y tener que vivir en la orfandad. He escuchado recientemente varias versiones del supuesto origen del IRNA y varias más sobre su paternidad. Lo curioso es que nadie ha leido el documento fundacional de la carrera que elaboraron Enrique Jardel, Eduardo Santana y Tere Sandoval. Por supuesto que nadie reclama el crédito del fracaso que ha sido la puesta en marcha y operación de la carrera, para esto existen múltiples señalamientos y acusaciones mutuas. Lo peor del asunto es que los grupos que se disputan el control del IRNA, condicionan el control de la carrera como prerrequisito a la reestructuración y/o acreditación. El panorama se mira sombrío por todos lados, y la pregunta de ¿a quien le importa el IRNA?, permanece sin responder.
+
Nota: Un documento que debería ser lectura obligada es el documento llamado: Indicadores para realizar la evaluación de seguimiento hacia la acreditación de programas de pesca y acuacultura, el cual de manera sintética señala los aspectos más importantes que debería cumplir un PE. Esto sirve también para aquellos que buscan los criterios que deberían guiar el proceso de planificación de una nueva oferta educativa en el departamento. Otro documento importante es el elaborado por las CIEES llamado Panorama de la Educación en Biología pesquera y Acuicultura en Mexico, hay otros, pero es el que más se nos acerca.

Comments:
Sería conveniente preguntarse a quien o quienes beneficia la acreditación de carreras en la Universidad de Guadalajara. Es obvio que esta es una política federal y que dificilmente va a modificarse gane quien gane las proximas elecciones federales y estatales.
En teoría el fin principal de la acreditación es lograr Programas Educativos que cumplan con ciertos estándares (criterios e indicadores nacionales)asegurando de esta manera una mejoría en la calidad de la construcción de capacidades nacionales (en cuanto a recursos humanos) pudiendo a su vez convertirse en agentes del "desarrollo y crecimiento" de México.
Amén de que si las actuales currículas de las carreras responden a esas necesidades de construcción de capacidades nacionales (aunque sea un criterio a evaluar por los CIEES), subyace una duda fundamental de si esta acreditación realmente está apoyando el fin anterior y si la propia SEP sabe que este asunto de la acreditación se está convirtiendo (o así nació) en un asunto de forma pero no de fondo. Este comentario lo vierto debido a que cuando uno observa ciertos PE supuestamente ya "acreditados" en nivel 1, en la realidad siguen funcionando exactamente de igual manera a como tradicionalmente lo han hecho, el único cambio perceptible es más bien en el ámbito administrativo de la carrera, los expedientes organizados, listas de asistencia al día, y numerosos indicadores que si bien brindan información tendrían muchos de ellos muy poca "sensibilidad" para percivir los procesos fundamentales (por ejemplo la evaluación objetiva del aprendizaje de los alumnos).
No pongo en duda que la acreditación de las carreras signifique un avance, pero este es de forma y el fondo permance excatamente igual, es decir, PE que significan un "botín" para los Jefes de Departamentoy los Coordinadores de Carreras, quienes seguirían manteniendo e impulsando las viejas tradiciones de control, manipulación y poder de nuestra Universidad.
Parece que el principal interés de nuestras autoridades es la acreditación por la acreditación misma, no la mejoría de la formación de capacidades. Y estos es así ya además de "quedar bien" con la SEP, es también un escaparate de promoción política, un proceso que ayuda a extender esa red de tentáculos del grupo de poder, amén de que los PE acreditados reciben apoyo financero de la SEP, lo uqe significan más recursos para malgastar. Se advierte en los discursos y acciones cotidianas la creciente falta de interés por lo académico, parecería más importante para las autoridades una acreditación de procesos administrativos que un trabajo y apoyo real a los asuntos académicos, parecería que lo académico es un lastre que lo administrativo tiene que acarrear.
Realmente no existe ningún incentivo en los propios académicos en el caso de la IRNA para lograr esta acreditación; excepto el actual grupo que la controla (o "descontrola") quienes sí podrían tener incentivos para llevar a cabo esta reestructuración (pero por supuesto a su modo y persiguiendo intereses particulares e individuales -que no institucionales), no se percive ningún ánimo por la mayoría de la planta académica llevar a cabo un trabajo de esta naturaleza el cual es agobiante y tenso, y principalmente debido a que nadie sabe como terminará o cual será el resultado final.
Por un lado están las dudas de la "utilidad o certeza formativa" de la acreditación por sí misma, por otro lado uno se resiste a servir de comparsa para lograr fines "oscuros" o velados, también existe resistencia debido a que la inversión de tiempo y trabajo intelectual puede quedar reducido a la nada debido a la decisión final de una persona (guiada tal vez por intereses no académicos) o bien del grupo de control de la carrera.
Esta es una situación muy poco halagueña y que parece no tener una salida.
El desgaste y el desánimo que esto nos ha generado como Departamento ya se observa claramente en las reuniones plenarias, donde cada se escucha con mayor frecuencia y se recibe con un mejor ánimo la propuesta de trabajar en una nueva oferta educativa propia del Departamento y tomar el control de nuestro destino en el ámbito docente.
Es preferible mil por ciento invertir tiempo y esfuerzo intelectual en algo que nosotros mismos hayamos concebido y vayamos a administrar, que seguir peleando un combate que de antemano está perdido para nosotros.
Saludos.

suscuerpos colegiados reuniéndose Si bien es importante lograr la acreditación de las carreras, en este caso las del CUCSUR
 
Por ahí lei un artículo que menciona que las únicas universidades que podrán competir internacionalmente son el Tec de Monterrey y la UNAM por ser las únicas que reunen los requisitos de acreditación internacional.

Se menciona que las universidades en el corto plazo ya no van a recibir dinero para su operación y que el presupuesto se otorgará con base a indicadores CUPIA (Consejo de universidades públicas e instituciones afines) "dice el rector del CUCSUR", es decir que por una parte como dice paco que para que nos sirve la acreditación y todas esas cosas, solo para darle gusto al gobierno y demas cosas como modas sexenales he escuchado por ahí.

Yo mas bien pienso que la SEP trata de dar una respuesta al tratado de libre comerse a los Mexicanos para que al 2010 (les suena conocido) los profesionistas de los tres paises puedan trabajar libremente en cualquier parte...... y por tanto sólo los mejores tengan los mejores puestos....., es decir el que provenga de las mejores universidades tendra los mejores puestos y así se iran colocando los profesionistas en el mercado laboral de nuestros paises y, ademas.... China nos manda Dres. a destajo a $5,000.00 pesos el mes....

Mas que iniciar una plétora de disertaciones personales que considero sana pero todavía no está complementada por todos. MAS ME GUSTARÍA TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO E INICIAR A TRABAJAR EN SI BIEN FUERA EN NUESTRA PROPIA PROPUESTA,

AHDIAZ
 
Nuestro problema sigue siendo de fondo. Podemos estar acreditados pero si nuestra formación universitaria sigue estando así de mediocre (acreditada pero mediocre) va a ser imposible competir con páises como Canadá y Estados Unidos, donde las capacidades individuales adquiridas en la Universidad y la experiencia son tomadas como punto número uno, y no vale el que tengas un papelito que diga que tu carrera está acreditada (¿De qué servirá un papelito cuando no sabes hacer nada o muy poco?), eso a éllos no les importará que tengas ése papelito. Seguro que tendrás que pasar exámenes generales de conocimientos como el GRE, de ingles (TOEFL)e inclusive algun exámen de tu espcialidad.
Por otro lado la acreditación de la SEP no es una acreditación internacional, son dos cosas distintas, es como en los posgrado en donde existen dos niveles: los programas de posgrado dentro del PIFOP y PNP, y los posgrados con competencia internacional, y ya se imaginarán ustedes los criterios e indicadores de éstos últimos.
Todo esto me está pareciendo más como una respuesta del gobierno mexicano que como siempre trata de tapar el sol con un dedo.

POr otro lado, lo que estoy diciendo es que si IRNA se acredita qué bueno, pero que este proceso está muy contaminado y enredado, y a final de cuentas al parecer nosotros NUNCA, NUNCA, vamos a poder participar en la toma de decisiones ni estratégicas ni operativas de la IRNA, y vamos a estar siempre supeditados a lo que quiera hacer Manantlán en este aspecto.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?