martes, octubre 11, 2005

Búsqueda de información científica en la red

Hace unos dias platicabamos mi compañero de cubículo Victor Hugo y yo, sobre algunos aspectos problemáticos relacionados con la búsqueda de información científica para fines de docencia. A la luz del descubrimiento del portal que el Tec. de Massachussets MIT (http://ocw.mit.edu/) ha montado con todos los recursos docentes, parece que todos estos años hemos ido con el viento en contra. Sucede que desde la licenciatura pasando por la maestría, los profesores nos han dado al inicio del curso un temario más o menos detallado, una relación de libros de texto (la mayoría del tipo de "Ecología de Odum", que aunque son la base de la ecología moderna, ya existen otros mas actualizados y propicios para la docencia), pero los lecturas importantes sobre cada tema o capítulo se las reservaban. La idea era que los estudiantes tenían que aprender a buscar la información ahí donde estuviera. El resultado era que los estudiantes invertiamos 80% del tiempo buscando los libros o artículos, y el 20% restante para analizar la información y elaborar reportes. Hay que aclarar que varias etapas de nuestra formación transcurrieron ajenas a internet y las grandes bases de revistas a texto completo (full-text). Ahora mismo, dicha capacidad de búsqueda es más necesaria sobre todo por la gran cantidad de información disponible en la internet, sin embargo y viendo la gran cantidad de tiempo que siguen invirtiendo los estudiantes en la búsqueda de información en la red, les presento un documento que Juan Freire preparó para sus estudiantes para orientar sus búsquedas de informacion en la red Hacia un decálogo para la búsqueda y gestión de la información científica. A continuación un resumen del documento

1. (Casi) toda la información se puede encontrar en Internet. El problema real es saber buscar la información interesante (mucho de lo que está fácilmente accesible es poco interesante y/o poco riguroso, y buena parte de los intersante está "oculto").

2. El que toda la información pueda ser localizada en Internet no significa que, una vez localizada, debamos consultarla en una pantalla de ordenador. Por ejemplo, todos los libros cuentan con una página web o están incluidos en bases de datos accesibles online, pero muchos menos están disponibles en su totalidad en la red (aunque Google Print acabará cambiando esto). Incluso, si un libro o documento está accesible a texto completo en la red, puede ser más cómodo y agradable consultarlo en papel.

3. Aunque los buscadores generalistas (como Google, Yahoo o Ask Jeeves) son limitados para nuestros objetivos (ver más abajo), normalmente hacemos un uso muy restringido de todas sus capacidades (que son bastante superiores a lo que pensamos). Así, estos buscadores permiten: buscar en sitios web mediante términos de búsqueda que podemos combinar de diferentes formas lógicas (del tipo and, or, nor); buscar sólo en ciertos dominios; buscar imágenes o noticias; realizar búsquedas restringidas sólo a sitios en un idioma o alojados en un país; buscar documentos con un formato determinado (pdf, ppt o dpc por ejemplo), etc

4. La búsqueda de información requiere utilizar una combinación de herramientas que nos dan acceso a los documentos realmente interesantes y que normalmente no aparecen en los buscadores generalistas. La información interesante se encuentra hoy en día en:
1) documentos científicos y de divulgación (artículos en revistas, presentaciones, working papers, ensayos inéditos, ...)
2) libros
3) páginas web "nativas" (información incluida en una web que no forma parte de una publicación o libro), y
4) blogs.
Cada tipo de información requiere de buscadores específicos. Por ejemplo: Google Scholar o Scirus para documentos científicos; Search Inside the Book de Amazon o Google Print para libros; buscadores generalistas para webs (pero explotando al máximo sus capacidades como se dijo más arriba), y Blogsearch de Google, Blogpulse o Technorati para blogs.

5. Una vez localizamos información de interés, necesitamos almacenarla y clasificarla (crear bases de datos, aunque posiblemente no las llamemos así) de modo que podamos volver a ella en el momento que la precisemos. Además, si estamos inmersos en un trabajo en grupo (como es habitual) el uso de herramientas colaborativas es fundamental para poder compartir recursos y desarrollar un proyecto de modo conjunto. Diferentes herramientas permiten conjugar una enorme flexibilidad (adaptándose a las necesidades o gustos del usuario) para la clasificación y almacenamiento de información con una estructura que permite la agregación de la información de cada usuario para construir bases de datos colaborativas y abiertas (que se beneficien de las aportaciones de múltiples personas que, en muchos casos, no están colaborando en sentido estricto). Los beneficios de la colaboración surgen como una propiedad emergente consecuencia del diseño de la herramientas, no necesariamente como una decisión previa de un conjunto de usuarios. La clave está en el uso de etiquetas o tags, equivalentes a palabras clave, que clasifican de modo no jerárquico y abierto (no existe un catálogo restringido de términos) los contenidos. Las etiquetas permiten clasificar información a un usuario, compartir enlaces entre participantes de un proyecto, y poder localizar fuentes de información etiquetadas previamente por otros usuarios. De este modo, la agregación del trabajo individual da lugar a bases de datos temáticas. El valor de estas bases crece exponencialmente con el tamaño de la red social (la comunidad de usuarios de una herramienta). Herramientas como del.icio.us permiten almancenar y clasificar cualquier inforamción que aparezca en una web (y por tanto tenga una dirección URL específica). Como alternativa Furl almacena no sólo el enalce si no toda la web de cada usuario. CiteUlike consituye un sistema similar a del.icio.us pero especializado en literatura científica.

6. Las herramientas de búsqueda, clasificación y almacenamiento een Internet no se limitan a documentos de texto. Hoy en día existen sistemas equivalentespara clasificar y gestionar imágenes (principalmente fotografías digitales), como Flickr , o información georreferenciada (que se asocia a una posición geográfica y se puede representar en un mapa), como Google Maps, Yahoo Maps o Terraserver de Microsoft, y todos los proyectos derivados. No utilizaremos estas herramientas en esta asignatura y por eso no hablaremos más de ellas aquí, pero constituyen una revolución con gran potencial de aplicaciones científicas. Otro recurso interesante es el que nos pone disponibles imágenes de satélite de todo el mundo a una escala variable (Google Earth).

7. Blogs y wikis son herramientas de gestión de contenidos. Permiten al usuario convertirse en creador de contenidos, combinado textos e imágenes, pero también audio (podcasts) o video (vlogs). En realidad blogs y wikis se sitúan a medio camino entre creación y clasificación de información dado que suelen utilizar numerosos enlaces a otros sitios e incluyen herramientas de gestión de sus contenidos (como por ejemplo categorías o palabras clave).

8. El uso de estas herramientas crean un ecosistema de sitios que abordan temáticas similares o relacionadas que están actualizados constantemente por numorosos usuarios (que no sólo consumen, también crean nueva información). Esto plantea un nuevo reto: ¿cómo mantenerse al día de las novedades existentes en nuestros ámbitos de interés?. La solución la ha propocionado una nueva tecnología, RSS. Cuando una web utiliza RSS (sea por ejemplo un blog, una búsqueda en Google, o la página donde se agregan los enlaces etiquetados con un término en del.icio.us) implica que presenta un formato que permite sindicar las novedades (estas novedades pueden ser identificadas y citadas de formaautomática en otro sitio utiliando un software que reconoce este formato, y que se denomina agregador). Los agregadores son sitios web o programas instaldos en un ordenador local que recopilan automáticamente las novedades existentes en otras webs con formato RSS y las presentan agregadas. De este modo, si el lector utiliza un agregador no neceista visitar todas las webs que le interesan para conocer las novedades, las puede tener todas centralizadas "en una sola pantalla". Existen múltiples opciones de agregadores (por ejemplo, la propia UDC utiliza desde hace poco formatos RSS para sus novedades, y explica qué es el RSS y recomienda algunos agregadores). Posiblemente el más popular de los agregadores basados en la web sea Bloglines.



Comments:
Excellent, love it! »
 
That's a great story. Waiting for more. video editing programs
 
Looking for information and found it at this great site... tadalafil
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?