lunes, octubre 10, 2005

La ciencia en México. Agravio comparativo


Hace unos días, presenciamos a través de la prensa escrita un rifirrafe entre la Academia Mexicana de Ciencias y el CONACyT, en boca de sus respectivas dirigencias. El resultado ya lo conocen; el CONACyT cambió a su director general recientemente. Se dijo en la toma de posesión que había tiempo suficiente en lo que queda de sexenio para revertir las cosas y mejorar el desempeño de la institución en beneficio de la ciencia y del desarrollo de México. Por mi parte, busqué y no encontré cuales cosas iban a alcanzar a cambiar en poco más de un año que le queda a esta administración. Pero bueno, a lo que quería referirme es que a partir del desencuentro que derivó en los cambios en el CONACyT, se publicaron algunas declaraciones (varias de ellas desafortunadas por el uso peyorativo de algunos términos empleados) de varios científicos mexicanos en las cuales y en resumen reprochaban al gobierno de Fox por el bajo apoyo recibido a la ciencia en México (lo cual es verdad). Lo llamaron “ranchero ignorante” y lo responsabilizaron por la mala situación que atraviesa la ciencia en nuestro país. Bien, pues dichas declaraciones ya tuvieron eco en los medios científicos internacionales, y el resultado nos deja un sabor más bien amargo.

En el número 11 de la revista Nature Medicine (9: 907-907, 09 Sep 2005), se publicó un editorial llamado Physician, heal thyself** , en el cual se juzga duramente a los investigadores mexicanos, teniendo como pretexto unas declaraciones del Dr Antonio Peña ex director de la AMC, quien criticó agriamente al presidente Fox. El editorial llama como “posición típica” a la asumida por los científicos mexicanos, quienes se quejan por la insuficiencia de recursos para la investigación, mientras que rara vez reflexionan acerca de lo que verdaderamente hacen para exigir los recursos económicos que tan enérgicamente demandan. Acaba por señalar que la ciencia que se realiza en México es poco original, imitativa y confirmatoria. La investigación realizada por científicos mexicanos rara vez deriva en patentes o es suficientemente novedosa, además de que la ciencia aplicada es una asignatura pendiente. También cuestionan el que según algunos indicadores, la diferencia entre lo que reciben del gobierno mexicano podría no ser muy diferente de lo que reciben los investigadores americanos de su gobierno (recuérdese lo diversificado de sus ingresos), y que cualquier laboratorio de la UNAM rivaliza en equipamiento con laboratorios de EUA o Europa. ¿Por qué entonces la gran diferencia en el volumen e impacto de la producción científica entre EUA y México?

Mexican scientists are quick to point out many reasons besides the lack of money: the absence of a critical mass of researchers to create a strong scientific culture, the bureaucratic obstacles to importing reagents from abroad, the perceived discrimination of their work by scientific journals, and so on.

Las verdaderas causas de la baja calidad y volumen de la ciencia en México son las siguientes:

  1. Mientras que en EUA, son los posdocs los que sostienen la investigación, en México dicha carga la llevan estudiantes de licenciatura y eventualmente de postgrado, por lo tanto son diferencias en recursos humanos y no económicos. Tampoco se vale decir que los recursos humanos son otra consecuencia de la falta de dinero. En EUA lo invertido en posdocs (becas) es una cantidad mínima, y lo que se invierte en México para ese rubro es una cantidad nada despreciable, pero lo utiliza para enviarlos al extranjero (de donde muchos no regresan). Lo que debería hacer México es trabajar en desarrollar condiciones o ambientes propicios para la academia, lo cual le sirva para atraer posdocs nacionales y extranjeros.
  2. “Me too science”. La investigación en México está basada sobre premisas que otros han establecido, y no responde a preguntas originales hechas por los propios científicos mexicanos.
In many cases, they do not try to answer an original question but instead aim to provide evidence that an observa-tion made by others is also true in one’s favorite experimental system—’me-too’ science.
Ironically, this lack of interest has been partly fostered by the scientists themselves: any suggestion that they pay more attention to the applicability of what they do has always been received with hostility.

El mencionado editorial además cuestiona ¿no tiene derecho el gobierno mexicano a preguntar cual será el beneficio (retorno) sobre la inversión?. Reprochan los insultos e instan a los científicos mexicanos a cambiar el discurso y reflexionar sobre la necesidad de la innovación y sus beneficios, incluso para que “hasta un ranchero lo entienda”.

El Dr René Drucker-Colín, replicó dicho editorial, y aunque es difícil defenderse de las imputaciones, planteó algunas argumentaciones que ayudan a entender lo precaria de la situación de la investigación en México.

1.- El factor económico. No se puede ser original si no existen los recursos necesarios. Este argumento aunque poco original, pretende explicar el porqué la investigación no ha podido dejar de ser imitativa y confirmatoria.
2.- La precariedad en el ingreso de los investigadores. Los científicos mexicanos viven del sobresueldo proveniente del Sistema Nacional de Investigadores (S.N.I.), el cual obliga a mantener un ritmo de publicación, por lo tanto, aventurarse con proyectos novedosos podrían disminuir el número de publicaciones y arriesgar sus ingresos.
3.- La transferencia tecnológica y la innovación en México está en pañales, pero el gobierno y la industria se han mantenido completamente ajenos.

Podríamos argumentar que para juzgar a la ciencia en México les falta más conocimiento, pero lo que no podemos es rechazar un análisis que nos retrata tan bien. Deberíamos dirigir el enojo que nos causa una “disección” tan dolorosa como nos la hacen en ese editorial, en un análisis autocrítico y en buscar nuevas formas de desarrollo de la ciencia en México.

Creo que para concluir es necesario precisar algunas cosas nada más. El presupuesto y equipamientos de los laboratorios que tiene la UNAM (y otras universidades como el IPN, las ENEP y UAM), nada tienen que ver con los recursos de las universidades de los estados de la república. Mientras que a la UNAM se le define el presupuesto directamente por el Congreso de la Unión, el resto de las universidades se lo tienen que repartir mediante un injusto sistema discrecional. Mientras que la UNAM tiene asignación directa, para el resto existe el PIFI y el PROMEP, que son bolsas de concurso, las cuales funcionan con la aleatoriedad del rayo. También hay que decir que la falta de valoración de la investigación por parte de los funcionarios (primero están otras cosas) en universidades como la nuestra dista mucho de la valoración que tienen en la UNAM, donde ponderan la investigación. Por tanto, si algo caracteriza a la investigación en México además de lo antes citado es la desigualdad y el centralismo, lo cual se evidencia tanto en la escala federal, estatal y regional.

A manera de reflexión el siguiente párrafo del mencionado articulo del Nature:
But times are changing, and the increased awareness of the commercial potential of biology is leading to a global push for translating academic research into technological advances. For institutions in the US, the potential of scientific discoveries to generate revenue has a priority higher than ever. In Mexico, technology-transfer offices and partnerships between academia and industry are virtually nonexistent.


**Physician, heal thyself

A biblical proverb meaning that people should take care of their own defects and not just correct the faults of others. According to the Gospels of Luke and Matthew, Jesus said he expected to hear this proverb from the people of his hometown of Nazareth, because they would want him to work miracles there, as he had in other towns nearby. But he “did not do many mighty works there, because of their unbelief.”


Comments:
No es posible defender la ineficiencia de la Ciencia Mexicana sin reflexionar que la actividad cientifica en Mexico, lo mismo que cualquier otra actividad, esta inmersa en un sistema que privilegia a las elites y esta plagado de corruptelas basadas muchas veces en la autocomplacencia y la carencia de autocritica; la concentracion de recursos en el centro y otros vicios no son particulares de la Ciencia, lo mismo pasa en el deporte, las artes y la educacion.

Hay sin embargo una agravante en gran parte de la comunidad cientifica mexicnana: muchos (inlcuidos Drucker et. al.) pretenden tener la autoridad moral sobre la de todos los demas para hablar de Ciencia -supuestamente porque son cientificos- y por tanto desprecian a los "ignorantes" que no lo son. Sin embargo nunca hablan de su propia ignorancia, e.g. sobre como la Ciencia puede crear riqueza, resolver problemas locales y sobre la participacion de otros sectores en el desarrollo y la aplicacion de la Ciencia. LA culpa es siempre del otro: el gobierno, los estudiantes, los industriales; no de los pobres cientificos que nadie los pela. Nadie habla de lo que en otros paises abundan: cientificos emprendedores que crean empresas y puestos de trabajo. ?Cuantos hay de esos en Mexico?

Quiza sea demasiado pedir eso; pero cuantos cientificos mexicanos conoce usted que planean a uno, dos o tres años sus actividades y sus resultados. En Mexico se premia la improvisacion y lo mismo ocurre en la actividad cientifica, de modo que mientras proyectitos de tesis de licenciatura sean el sustento de las publicaciones pues no vamos a llegar a ningun lado.

Suerte en su carrera y ojala los recursos fluyan mas hacia las universidades de provincia.
 
La persona que hizo el comentario sobre la falta de planeación en la ciencia le da la razón a Drucker. Evidentemente no sabe que la ciencia no es una actividad igual a la de los empresarios. Y de dónde saca que en otros países los científicos crean trabajos y empresas. Sí lo hacen pero por excepción, no por norma y porque dejan de ser científicos.
Mientras la ciencia mexicana tenga un público analfabeta y además hostil, no levantará. En otros paíes, aún en los desarrollados, el público al menos si es analfabeta no se mete a opinar en lo que sabe que no es de su comprensión.
 
El Anomino anterior, esta completamente equivocado, los científicos-empresarios existen (y muchos) en otros países. Esa es la meta y se les prepara para generar empresas basadas en conocimiento científico. En los paises como Estados Unidos e Inglaterra ellos buscan crear patentes y empresas. El Drucker es pedazo de idiota que cree tener la verdad, cuando en realidad no mas que un gran ignorante de la realidad.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?