jueves, enero 26, 2006

La religión en las aulas y las campañas políticas

Hasta hace unos dias pudimos disfrutar de la felicidad de vivir sin tener que padecer a los politicos mexicanos (candidatos o no) y su patética presencia en los medios de comunicación. La iniciativa del IFE de la tregua preelectoral, fue tan buena como breve. Además de un verdadero descanso al espíritu, sirvió para descubrir el ensordecedor ruido que generan las campañas y los candidatos, y lo poco que ayudan al electorado en la tarea de decidir la opción a votar. Nunca las elecciones en México por la presidencia del país se han presentado tan cerradas (de hecho, cualquiera podría ganarlas), pero también hay que matizar que nunca había existido un nivel de desconfianza tan grande con respecto a los candidatos. El nivel de argumentación ha sido pobrísimo, y existen serias dudas de la capacidad de todos los candidatos. El PRI es el que peor la lleva, aunque quiza el mayor handicap de su candidato no sea la capacidad sino las dudas sobre su honestidad (representa lo peor del pasado). El PRD, quien sigue a la cabeza en las encuestas, representa el populismo más rancio y se le atribuye una ignoracia supina en temas económicos. El candidato del PAN, es el menos conocido de todos y se dice representa al ala más conservadora de su partido, la cual destaca por su vena fascistoide.

Ningún candidato ha mostrado interés por ahondar y clarificar la manera en que cumplirán sus promesas de campaña, ni por desvelar algunas propuestas que saben de entrada podrían quitarle votos, y de manera deliberada tratan de mantener el debate en términos ambiguos en medio de discursos efectistas. De ahí las desconfianzas.

Para todos es bien sabido que el tema de la educación es uno de los temas importantes de las campañas y es junto con el de los apoyos a la ciencia y tecnología, una de las formas más efectivas de llegarle a los sectores intelectualmente más preparados del electorado (y muy numerosos, si se consideran a los sindicatos de maestros y universitarios). Cuando hablamos de educación y ciencia, no sólo hablamos de los aspectos cruciales como el presupuestal (basta recordar que no se logró a pesar de estar consignado en la ley, que se destinara del presupuesto el 1% a investigación y el 8% a educación). Otros aspectos no menos importantes como los contenidos y la enseñanza de temas religiosos en las escuelas públicas, deben ser abordados en las campañas y fijar posiciones principalmente por parte del candidato del PAN. Felipe Calderón debe definir su postura y validar o desmentir al presidente de su partido quien el 12 de diciembre pasado en plena "catarsis" realizó la siguiente declaración a La Jornada:

Convencido de que la libertad religiosa es una materia pendiente del Estado mexicano, el dirigente nacional del PAN, Manuel Espino Barrientos, advierte que si el partido sigue en el poder el siguiente sexenio "hay que ajustar la ley", porque se hizo en tiempos de la "persecución religiosa".

Al dirigente panista le parece inconcebible que un maestro de escuela pública no pueda orar con sus alumnos en el patio o que la ley siga prohibiendo las expresiones religiosas públicas a un pueblo "tan religioso" como define al mexicano.

Me parece que sería un retroceso el pretender negar que uno de los principales logros de la educación en México sea su caracter aconfesional (que no laico) . Y eso lo sabe bien Calderón, quien de manera por demás penosa ha buscado el apoyo del voto que Elba Ester Gordillo representa con el sindicato de maestros (un millon de afiliados) y que jamas obtendría de reconocer su intención de introducir la religión en las escuelas publicas. Ese es el caracter "facha" e hipócrita que se le atribuye al PAN más ortodoxo y que tan bien representa el actual Secretario de Gobernación, quien se declaró "objetor de conciencia" cuando se aprobó por parte del sector salud la distribución de la "píldora del dia siguiente". Lo que ignora el Secretario Abascal es que ese recurso es para los ciudadanos, a él si no le gusta algo del gobierno, pues renuncia y se larga, pero no se razga las vestiduras histriónicamente y conserva el hueso.

Así que en el tema de la educación y las campañas deberían los candidatos aclarar los siguientes puntos:

1. Deben decir claramente como y de donde sacarán los recursos económicos para alcanzar los porcentajes antes citados (sobre todo Madrazo y AMLO).
2. Deben decir que tipo de educación quieren, una aconfesional regida por principios científicos, o una religiosa, o una tercera pseudocientífica como la que apoya el Diseño Inteligente.

Eso para empezar!

Comments:
This is very interesting site...
» »
 
You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it »
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?