martes, abril 11, 2006

¿Aprovechamos en la universidad nuestros recursos tecnológicos?

Existe una fuerte sensación compartida por muchos académicos a cerca de la subutilización de los recursos tecnológicos en las universidades mexicanas. Esta sensación que en algunos ya se ha convertido en desilusión, nos lleva a pensar que la causa está perdida, de no presentarse cambios radicales en las políticas institucionales y en la actitud de los académicos. A pesar de que la mayoría de universidades mexicanas cuentan, desde hace 10 años, con acceso masivo a Internet y redes de cómputo razonablemente actualizadas, el uso que se hace en aspectos técnicos, docentes y de investigación, es más bien reducido. Lo anterior podría estar determinado por los siguientes aspectos:

1- Existe un arraigado analfabetismo tecnológico entre los académicos universitarios, y a la fecha aún se discute sobre las habilidades mínimas que deberían tener los profesores universitarios. Además de la brecha tecnológica norte-sur, existe una brecha que se abre permanentemente, y está definida por la reticencia de muchos académicos al uso de estas tecnologías y al acelerado crecimiento de desarrollos y productos tecnológicos orientados a eficientar el proceso de enseñanza-aprendizaje y a la investigación.

2- Aún persisten confusiones e ignorancia en torno a la utilización de tecnologías educativas. Si hiciésemos una encuesta en cualquier universidad y pidiésemos a los profesores que explicaran que entienden por tecnologías educativas y el uso actual que hacen de ellas en la docencia, de seguro que el resultado arrojaría una subutilización y posiblemente un entendimiento parcial o erróneo del término. Tendemos frecuentemente a creer que las tecnologías para el aprendizaje tienen que ver exclusivamente con educación abierta y a distancia. Cuando se habla de un curso en línea, suele pensarse que hablamos de educación a distancia (y por esa razón nada tiene que ver con nosotros). Casi nunca pensamos que estas tecnologías pueden ser empleadas en cursos presenciales o en “docencia convencional”. En el otro extremo estarían los que piensan que las tecnologías educativas se limitan en la práctica, a la sustitución del pizarrón (pizarra o encerado), por la proyección de imágenes o láminas desde la computadora u ordenador.

3- El uso y objetivos que persiguen las páginas web de las universidades. En el mayor de los casos y al margen de la estética, las páginas web carecen de información relevante en cuanto a investigación, detalles de planes de estudios y contenidos, páginas web personales de los académicos, y un largo etc.

4- El actual nivel de utilización de Internet se limita a un nivel de comunicación meramente superficial como el correo electrónico o cualquier servicio de mensajería (tipo MSN). La navegación en investigación es utilizada para acceso a bases de consulta bibliohemerográfica y revistas de texto completo (lo cual depende de las suscripciones institucionales). Sin embargo el enorme potencial de comunicación de Internet no ha sido cabalmente explotado por las universidades y académicos en el desarrollo de sus funciones.

Algunos puntos ya los he tocado aquí, aquí y aquí, los otros los abordaré en entradas posteriores.


Comments:
Cool blog, interesting information... Keep it UP » »
 
Excellent, love it! here
 
Very cool design! Useful information. Go on! Used mitsubishi projectors hair loss organin
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?